11/11/2019 - Femicidio de Esperanza :

Revelan que el ladrón abusó y después mató a golpes a la víctima

Así lo indicaron los fiscales Alejandro Benitez y Marcelo Nessier que este lunes imputaron Jorge Alberto Romero como el autor del brutal crimen ocurrido en un local de Rivadavia al 1900. El fiscal Benítez describió sobre la audiencia: "En esta audiencia imputativa se le atribuyó el hecho, la calificación legal y se pidió tratar la medida cautelar para el día miércoles que es la prisión preventiva. No obstante la defensa, ante las evidencias que tenemos en nuestro poder, han aceptado la prisión preventiva para su defendido". En relación a la condena que pedirán, Benítez dijo: "Vamos a buscar la pena perpetua".

Jorge Alberto Romero (29), alias “El Tío”, el principal acusado que tiene la causa que investiga el femicidio de Gabriela Degiorgio, ocurrido el viernes pasado en horas de la tarde, dentro de un local comercial de Rivadavia al 1900 de la ciudad de Esperanza, fue imputado este lunes en los tribunales de Santa Fe.

La atribución de los hechos tuvo lugar en la Sala I del subsuelo de tribunales y estuvo a cargo del fiscal del departamento Las Colonias, Alejandro Benítez, quien acompañado del fiscal Marcelo Nessier, detalló cómo se dio el brutal asesinato por el que resultó víctima la mujer de 37 años que era propietaria del local “Carolina Accesorios”.

La acusación se dio ante la defensa de Romero, a cargo de Sonia Bustos y Gustavo Durando, del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal, y la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sandra Valenti, que dispuso además que el justiciable permanezca detenido con prisión preventiva. El fallo además ordenó que Romero sea alojado en un establecimiento del Servicio Penitenciario ya que hasta el momento se encuentra detenido en la Seccional 9° de Policía.

Robo, abuso y muerte

Durante la audiencia, que arrancó minutos después de las 12.30, el fiscal Benitez destacó que el femicidio ocurrió cerca de las 19.50. Según explicó el funcionario, el ladrón y agresor sexual ingresó al local y se hizo pasar como cliente hasta que en un momento la trasladó a Gabriela hacia un apartado del local donde la golpeó salvajemente y con posterioridad la sometió sexualmente hasta causarle la muerte.

Según constan los registros fílmicos que lograron recolectar los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI), Romero tomó un remis tras el asesinato y huyó de la ciudad. Un día después, cerca de las 21.20, se presentó en la Subcomisaría 17 de Santa Fe capital, donde confesó que era quien había matado a la comerciante de Esperanza oriunda de la localidad de Franck. Dos días después ello –este lunes- los investigadores allanaron la vivienda donde residía en la localidad de Recreo cuyo resultado fue positivo ya que secuestraron la gorra y zapatillas que utilizó el criminal para cometer el femicidio.

Tras la imputación, Romero se abstuvo de declarar ante la jueza Valenti y solo dijo que le dejaba el caso “en manos de sus abogados”. Justamente, tanto Bustos como Durando, fueron quienes consintieron que su defendido permanezca detenido con prisión preventiva hasta tanto la causa avance.

Grabado en las cámaras

El fiscal Benitez explicó tras la audiencia que la investigación tiene identificado a Romero cuando llegó a la ciudad de Esperanza y cuando se retiró. “Por videos de seguridad privada y de la Municipalidad lo tenemos hasta que comete el hecho y hasta que retira y se volvió en un remis hasta la localidad de Recreo”, explicó el funcionario judicial.

En torno a cómo se dio la mecánica del crimen, el fiscal detalló que fue un “robo, que después pasó a mayores ya que fue un delito contra la integridad sexual”. Consultado sobre qué elemento utilizó para golpear salvajemente a la mujer Benitez indicó si bien aún resta el examen final de autopsia, se pudo establecer de manera preliminar que la mujer fue golpeada con golpes de puño.

Por último y ante la consulta sobre quien encontró a la mujer tras el abuso, Benitez explicó que la víctima fue hallada por un familiar.

Pena cumplida

No es la primera vez que Romero afronta conflictos con la ley sino que su pasado lo condena por sí solo. Apodado “El Tío”, el santafesino salió de la cárcel el 15 de julio de este año cuando egresó de la cárcel de Piñero donde purgó una condena de seis años de prisión efectiva.

Dicha condena fue por una causa donde fue encontrado culpable del delito de “robo calificado por lesiones graves y abuso sexual gravemente ultrajante en concurso real”.

Romero cumplió la condena en su totalidad ya que según indicaron fuentes penitenciarias a Aire Digital, el agresor sexual, solicitó -cuando purgó cuatro años en prisión- cumplir el resto de la pena de manera condicional. Sin embargo, como los resultados fueron “desfavorables” el hombre debió permanecer detenido hasta julio de este año. Cuatro meses después, volvió a reincidir bajo la misma modalidad.

Por : AIRE DE SANTA FE
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
MAS INFORMACION :

Femicidio en Esperanza: confirman que el asesino la violó antes de matarlaLos fiscales Alejandro Benítez y Marcelo Nessier le atribuyeron la autoría de homicidio calificado criminis causae y por mediar violencia de género, femicidio, abuso sexual con acceso carnal y robo

Los fiscales Alejandro Benítez y Marcelo Nessier le atribuyeron al hombre J. A. R., de 28 años la autoría de homicidio calificado criminis causae y por mediar violencia de género, femicidio, abuso sexual con acceso carnal y robo. Todos en concurso real entre sí.

Fue durante una audiencia realizada esta mañana en los tribunales de la ciudad de Santa Fe a raíz de la muerte violenta de Gabriela Degiorgio ocurrida el viernes pasado en Esperanza, el hombre investigado fue imputado y se ordenó su prisión preventiva.

El fiscal Benítez describió sobre la audiencia: "En esta audiencia imputativa se le atribuyó el hecho, la calificación legal y se pidió tratar la medida cautelar para el día miércoles que es la prisión preventiva. No obstante la defensa, ante las evidencias que tenemos en nuestro poder, han aceptado la prisión preventiva para su defendido".

El ataque

"Tenemos al imputado desde el momento que llega a la ciudad de Esperanza por video y cámaras de seguridad privada y por monitoreo de la Municipalidad hasta que comete el hecho y se retira y se vuelve en un remís hasta la localidad de Recreo. Si bien prefiero no hablar mucho, fue un intento de robo. Pasó a mayores, hubo un delito contra la integridad sexual y cometió el robo. El imputado reconoce lo sucedido delante de la policía, hizo sus declaraciones pero lo ha metido también en la audiencia", agregó el fiscal.

A la vez, precisó el fiscal a través de un comunicado posterior de la oficina de prensa del MPA: "El imputado ingresó al negocio, se hizo pasar por un cliente, la empujó y la forzó a entrar en un vestidor de ropa, le exigió dinero e intentó abusar sexualmente de ella. Como la mujer se resistió y comenzó a gritar, J. A. R. la golpeó en reiteradas oportunidades hasta dejarla inconsciente. En ese contexto fue que aprovechó la situación y abusó sexualmente de la víctima. Después del ataque sexual, la volvió a golpear hasta quitarle la vida".

Y siguió: "No se sabe con qué la golpeó, se están esperando los resultados de la autopsia. Por el momento son solo golpes de puño. A la víctima la encontraron familiares".

"El imputado mató a la víctima con el propósito de consumar y procurar su impunidad de los delitos que había cometido, dado que también se apoderó de la caja registradora del local. los delitos fueron cometidos por el hombre investigado en un contexto de violencia de género en el que eligió previamente a la víctima mujer y en el que aprovechó su superioridad física para consumar los ilícitos", detalló Benítez.

En relación a la condena que pedirán, Benítez dijo: "Vamos a buscar la pena perpetua".

Asimismo, sobre los antecedentes del imputado el fiscal observó al terminar la audiencia: "Tenemos entendido que cumplió una pena por un hecho similar. Por una tentativa que había cometido en su momento y por lo que estuvo detenido".

En un comunicado oficial posterior, Benítez precisó: "El 28 de agosto de 2014, en el marco del sistema conclusional de causas, J. A. R. fue condenado a seis años de prisión por el Juzgado de Instrucción de la Sexta Nominación. La pena que se le impuso fue por la autoría de delitos contra la propiedad y delitos contra la integridad sexual”, agregó. En cuando a lo dispuesto en 2014, precisó que “el imputado cumplió la condena y recuperó su libertad el 15 de julio de este año”.