27/11/2019 - Ocurre en Sancti Espíritu

Padres deberán cumplir tareas comunitarias por hijos "infractores"

Con la entrada en vigencia del nuevo Código de Convivencia santafesino, la Comuna de la localidad santafesina de Sancti Spiritu va a impulsar que los organismos responsables apliquen la ley como una herramienta más para la solución de los problemas diarios. Entre otras cosas, se prevé que los menores que violen las nuevas normas, hagan a sus padres responsables por sus actos, siendo los adultos quienes deban rendir cuentas ante la justicia en primer orden. Hoy en Esperanza se reúne la COMISION DE SEGURIDAD y bien podría tomar en cuenta esta iniciativa.-

Con la entrada en vigencia del nuevo Código de Convivencia santafesino, la Comuna de la localidad santafesina de Sancti Spiritu va a impulsar que los organismos responsables apliquen la ley como una herramienta más para la solución de los problemas diarios.

Entre otras cosas, se prevé que los menores que violen las nuevas normas, hagan a sus padres responsables por sus actos, siendo los adultos quienes deban rendir cuentas ante la justicia en primer orden.

Tendrán que hacerlo -por ejemplo-, mediante tareas comunitarias, según consta en el Código de Convivencia santafesino. La nueva normativa, que entró en vigencia en junio pasado, permite a fiscales, comunas y municipios, ser los propios acusadores. Reemplaza al Código de Faltas en algunos aspectos y está vinculado directamente a las buenas costumbres y la moral.

La sanción en estos casos, será de tareas comunitarias aplicables a los padres, tutores o guardadores de menores de edad. Tendrán que desarrollarse en entidades de bien público o en espacios comunitarios, en “beneficio de la sociedad, con carácter preventivo y de docencia y con el fin de reparar el daño ocasionado”.

Con esta novedad, en Sancti Spiritu buscan ser expeditivos y prácticos, permitiendo que el vecino que fue violentado en su convivencia, deje de sufrir ese perjuicio. La policía tendrá facultades de actuar, secuestrando los elementos que fueron utilizados para cometer una falta o bien; o aprehender (sin detener) hasta 12 horas al infractor.

EL LITORAL (26/11/19.-

MAS INFORMACION :

Reemplaza al Viejo Código de Faltas 10 -08-2018
Es Ley el Código de Convivencia.

La Legislatura santafesina superó -este jueves 9 de agosto- un vacío legal que llevaba ya más de un año y medio: convirtió en Ley el nuevo Código de Convivencia, producto de largas negociaciones entre ambas Cámaras que tienen visiones diferentes sobre el tema.

La nueva norma deja atrás la denominación “de Faltas” para convertirse en “de Convivencia”, y si bien avanza notablemente en lo procedimental a la reforma le resta terminar con ciertas figuras retrógradas que antes se castigaban con el calabozo, y que todos los legisladores cuestionan: aún son faltas o se supone que dañan la convivencia -según la ley- “el travestismo” o la “mendicidad”.

El principal cambio es que ahora diferentes actores que se van a encargar de llevar adelante la investigación y la acusación por una parte y la decisión de dictar sentencia por otra.

En el viejo Código de Faltas el mismo juez, “de faltas”, resumía en su persona ambas funciones. Aquel sistema no respetaba las garantías constitucionales al debido proceso y convertía al acusado casi automáticamente en culpable.

Los sucesivos cuestionamientos constitucionales en primera y en segunda instancia llevaron a que no pudiera seguir aplicándose el compendio legal santafesino. Y a fines de 2016 una sentencia de la Corte ordenó reformarlo.

“El Código de Faltas es como un Código Penal en miniatura”, simplificó el senador Lisandro Enrico (UCR-General López) al hablar de las diferencias entre faltas y delitos, así como de las competencias nacionales y de las provinciales.

En otras palabras: las Provincias sí pueden determinar qué constituye y qué no una falta. En cambio, los delitos están contenidos en el Código Penal (nacional).

Enrico explicó desde su banca que el nuevo nombre del Código es obra de las modificaciones que los diputados le hicieron al proyecto original. El senador pidió las reformas por primera vez en 2013, y desde entonces no había logrado avances.

Ahora, además de su texto se incorporó un mensaje del Poder Ejecutivo y otros proyectos presentados en la Cámara baja: uno de Leandro Busatto (PJ), otro de la bancada socialista y finalmente un quinto de Cesira Arcando (Cambiemos). La negociación entre Cámaras -y entre Poderes- permitió avanzar: el Senado aceptó los cambios hechos en Diputados que fueron consensuados.

Municipios y comunas

La investigación estará a cargo de los fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA), pero como se sabe que no siempre es factible contar con la presencia de un fiscal para actuar ante una falta, música a todo volumen a altas horas de la noche -por ejemplo-, también podrán actuar como acusadores los municipios y las comunas.

La norma busca tener efectos prácticos concretos. Y permitir que el vecino que es violentado en su convivencia deje de sufrir ese perjuicio. En ese sentido, la actuación de la policía también será clave ya que tendrá otra vez facultades para actuar: podrá incautar los elementos que hayan sido usados para cometer una falta (verbigracia: el aerosol de pintura usado para dañar una estatua o una pared) y además podrá aprehender (no detener) por hasta 12 horas al infractor.

Fallos

Todos los jueces penales serán receptores de las causas comprendidas por el código, pero en aquellas poblaciones más alejadas que no tengan estos juzgados tomarán esos casos los llamados jueces de pequeñas causas.

La norma aprobada dispone el aumento de cargos de fiscales para atender las nuevas tarifas que recaen sobre el MPA. En otro rasgo de notable sentido común, la Ley dispone que si la labor de los fiscales de una jurisdicción está abarrotada de otras causas, a las que se generen por contravenciones al Código de Convivencia podrán quedar a cargo de los asesores legales de ese órgano. Los abogados que trabajan para el MPA, que no son fiscales, podrán atender esas denuncias.

Del arma blanca al aviso de bomba

Enrico distinguió entre faltas y delitos. Y explicó que desde portar un arma blanca (un objeto cortante) hasta tirar basura sistemáticamente fuera de los lugares y los horarios establecidos por las normas de convivencia están comprendidas en el Código reformado.

El mal comportamiento en un espectáculo deportivo, maltratar o dañar las señales de tránsito o la infraestructura pública, arrojar basura, las llamadas mal intencionadas a los bomberos o los servidores públicos, las amenazas de bombas tan comunes en las escuelas, las ofensas en la vía pública, el acoso sexual callejero (verbal), la “ebriedad molesta”, el juego no autorizado, la contaminación de los ríos, la faena sin autorización son faltas al Código de Convivencia.

Lo mismo ocurre ahora con la conducción peligrosa que se aplica a aquellos que -sin haber producido ninguna colisión-, amén de la multa correspondiente, pueden ser acusados de cometer una falta a la convivencia por poner en riesgo a los demás.

La edad baja a los 16 años

El punto más duro de la discusión entre los senadores y los diputados fue el de la edad en la que se considera que una persona puede ser acusada de haber cometido una falta.

El viejo Código planteaba que eso era posible solo a partir de los 18 años. Al cabo de varios intentos, el Senado impuso su criterio y Diputados aceptó bajar ese límite a los 16 años.

Sin embargo, la Cámara baja impuso ciertos criterios diferentes para quienes comentan faltas entre los 16 y los 18 años.

En esos casos, los jueces actuantes no podrán aplicar el arresto sino otro tipo de medidas como los trabajos comunitarios o algún tipo de restricción (por ejemplo para que no puedan ingresar a los estadios de fútbol si han cometido allí alguna falta).